El objetivo de esta Plataforma es reclamar la ampliación de las plantillas y prestaciones sanitarias públicas en la Serranía.

Es uno de los objetivos de esta Plataforma reclamar la ampliación de plantillas y prestaciones sanitarias públicas en la Serranía. Nuestra demanda no es gratuita, hay razones de peso: unas alarmantes listas de espera y las particulares circunstancias de nuestra Serranía como son su deprimida situación socioeconómica, su aislamiento y la lejanía de sus centros de referencia, acrecentada por unas pésimas comunicaciones. Hay otro factor en nada despreciable: los hospitales comarcales son fundamentales para asegurar la equidad y  accesibilidad en el sistema sanitario público, dicho en román paladino, la ciudadanía serrana tiene el mismo derecho a acceder a la atención en una determinada especialidad, por ejemplo neurología, que un ciudadano de Málaga capital o Cádiz.

Es cierto que nuestro Hospital de la Serranía cuenta con una oferta diferenciada respecto de otros hospitales comarcales, pues contamos con neurólogo, endocrinólogo o nefrología, pero también es cierto que, salvo la neurología, estas especialidades ya existían cuando la Junta de Andalucía integró en el Servicio Andaluz de Salud al antiguo Hospital Municipal y la Clínica Sagrada Familia, propiedad de la entonces Caja de Ahorros de Ronda. Sin esta herencia histórica el panorama podría ser distinto al actual, y es probable que los pacientes en hemodiálisis de la Serranía hoy día estarían siendo tratados en un centro de hemodiálisis concertado (privado) tal como ocurre en otras comarcas. Reseñar que, a diferencia de otros hospitales comarcales, no contamos con camas de enfermos mentales agudos ni Hospital de a de Salud Mental, convertido este último  en una eterna promesa incumplida, que está causando exasperación y acabando con la infinita paciencia de familiares y enfermos.

También hemos denunciado y seguiremos denunciando las carencias de personal que ha sido especialmente grave en los últimos años en anestesia, plantilla aún no completa, y urología. En la actualidad, este problema se ha trasladado o persiste  en Medina Interna, Radiología, Cuidados Intensivos, Salud Mental… y,  como no, en la maltratada Atención Primaria, situación que puede empeorar aún más si cabe.

Quienes hace pocos años arrojaban a la jubilación a facultativos que no lo deseaban y se encontraban en óptimas condiciones para continuar su labor durante unos años más, ahora, como una muestra más de la más absoluta falta de previsión, acuerdan en mesa sectorial que van a permitir mantenerlos activos, pero en puestos de difícil cobertura en el desigual Sistema Nacional de Salud Muy sintomático del estado de ánimo de la denominada clase médica es el hecho de que aumentan las jubilaciones anticipadas en este colectivo. Además, desde el Ministerio de Sanidad se está trabajando para agilizar el reconocimiento de títulos extracomunitarios de especialistas en Ciencias de la Salud. Todo ello en un intento casi desesperado de atenuar los efectos de las numerosas jubilaciones que se avecinan y la huida de facultativos hacia los grandes hospitales o la sanidad privada. Paradójicamente mientras esto ocurre la cifra de Médico Internos Residentes sigue disminuyendo.

rebelionmotrilTriste panorama la falta de facultativos que nos produce gran desazón y que no sólo ocurre en nuestra Serranía, sino que tiende a instalarse como una característica más del sistema sanitario público en el resto de Hospitales Comarcales, como los Pozoblanco, Rio Tinto, Motril o La Linea, entre otros.

Y en nuestra Área Sanitaria Serranía ¿qué va a ocurrir este verano con las vacaciones? Según la normativa actual la Dirección de Área debería tener prevista y concedidas las vacaciones en el mes de abril. Tenemos el verano a la vista y hasta hace unos días no había atisbo de cómo iban a quedar los refuerzos de las diferentes plantillas que permitan el disfrute de las vacaciones, derecho reconocido por la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Por fin, en esta pasada semana, se ha informado a los sindicatos sobre la aplicación del Plan Verano 2018 en nuestra Serranía que resumiendo consistirá en cierre de plantas, de nuevo se unifica traumatología y cirugía, en realidad siempre han estado unidas, pues no se hizo efectiva la separación, y seguirá cerrada la planta polivalente. Es decir, todos los enfermos quirúrgicos en la misma planta y entre todos ellos los sempiternos pacientes ectópicos o periféricos de Medicina Interna y mientras tanto, el personal de enfermería hasta con 14 pacientes por turno y eso que está demostrado que a más paciente por enfermera más riesgo para el paciente, y la suya propia; y todo ello con obsoletos ordenadores y engorrosos y lentos sistemas informáticos que le detraen tiempo de dedicación al paciente. Así pues, tenemos el «Plan Verano 2018» a la vista con un 2% más de presupuesto, pero ¿habrá personal, especialmente facultativo, que cubra la insuficiente plantilla actual?, como probablemente no lo habrá esa será su excusa perfecta.

Varios ejemplos, el único oncólogo se irá de vacaciones y casi seguro que no será sustituido, otro tanto ocurrirá con neurología (no se renovó el contrato a otra neuróloga contratada al 50 %), endocrinología, dermatología, cardiología, radiología, digestivo, cuidados paliativos, etc.

Este es el panorama en Andalucía donde la «joya de la corona» languidece y bajo los auspicios de la «virreina» las listas de espera se disparan (más listas a maquillar)  y  donde la  sanidad privada crece y crece.

En fin, unos privatizan a lo bruto y otros lo hacen de forma sibilina.

Anuncios