Para apoyar el título de esta entrada que puede parecer al lector algo malsonante  le dirigimos a la definición de chapuza del DRAE.

El pasado 27 de julio visitaron Ronda el  consejero de Salud, Don Aquilino Sánchez, y otros altos cargos de la administración del PSOE quienes mantuvieron una reunión con miembros de la Corporación Municipal e inspeccionaron las instalaciones del Nuevo Hospital de la Serranía (NH). Su presencia tenía desde nuestro punto de vista dos objetivos, el primero, intentar acelerar la apertura del NH, sea como sea, y el segundo lugar, y una vez más, tratar de vender humo con sus habituales  publireportajes en un vano intento de tapar  las chapuzas que,  si no se remedian, nos encontraremos usuarios y trabajadores en determinadas áreas asistenciales de nuestro  anhelado  y necesario NH.

El consejero de Salud  no va ser menos que sus predecesores a la hora de hacer anuncios de apertura. Es aquél que hace pocos meses comunicaba la apertura del NH  para antes de este verano de 2016 y  ahora “salvo imprevistos” lo hace para finales del mismo; es el mismo que afirmaba que su puesta en marcha no sería gradual y ahora dice que sí lo será.  Estamos ante la historia interminable del Nuevo Hospital de la Serranía: la ausencia de transparencia, de previsión casi total y de falsas promesas.

¿A qué vienen estas prisas en abrir a toda costa y de mala manera el Nuevo Hospital? ¿Querrán por fin cumplir una promesa? ¿Estarán pensando en unas nuevas elecciones? Probablemente sean otros los motivos que ocasionen tal apremio, como pueden ser la obligatoriedad de devolver las ayudas económicas que la Unión Europea entregó para la construcción y equipamiento del  NH si no se cumplen los plazos acordados para su  apertura, o la entrada en vigor del contrato con una nueva empresa suministradora de reactivos y máquinas para el laboratorio de análisis clínicos del NH. Así, podríamos estar ante la paradoja de que los andaluces estemos pagando a la vez a dos empresas proveedoras de estos suministros, una para el viejo hospital y otra para el NH, sin estar éste aún en funcionamiento. Por tanto, es muy probable que sea el laboratorio de analíticas no urgentes, junto a algunas consultas muy puntuales, el primer servicio que esté operativo en el NH, aunque para ello tendrán que estar a punto al menos las conexiones de saneamientos, telecomunicaciones y la chapuza del inseguro paso peatonal que el Consejero propone.  Una muestra más de la improvisación que campea por la Consejería de Salud y el Servicio Andaluz de Salud.

Las recientes y necesarias visitas del personal sanitario promovidas desde la dirección del SAS con el objetivo conocerlo y realizar aportaciones con vistas a organizar el complejo traslado del viejo al Nuevo Hospital,  han  permitido dar la voz de alarma acerca de los garrafales errores de diseño funcional que presenta el NH que si no se corrigen, y todo indica que no se corregirán ateniéndose a las recomendaciones de expertos y de la propia Administración,  van a ocasionar  en los próximos años graves trastornos a los usuarios y quienes trabajan en él. Trabajadores que tendrán que suplir con su esfuerzo y dedicación tales deficiencias, tal como lo están haciendo en estos duros años de recortes.

amenazasnuevohospitalEmpeñados en cumplir por fin su promesa de apertura, puede hacerse realidad una de las muchas amenazas que se ciernen sobre el NH y por ende sobre la Sanidad Pública, y de las que hablamos en las charlas-coloquio que hemos podido tener en nuestra Serranía, esto es: “la apertura de un Nuevo Hospital inacabado y con accesos inadecuados”.

A estas alturas es evidente que las visitas del personal sanitario al NH tenían un lado oscuro: legitimar los errores de diseño funcional del hospital. Una muestra de ello ha sido la respuesta que a la primera de cambio dio Don Aquilino Sánchez a una reciente interpelación de la diputada de IU Doña Inmaculada Nieto sobre las deficiencias del NH, espetándole el consejero a la diputada que “mas de 649 trabajadores ” habían pasado por el NH  haciendo sus aportaciones.  Afortunadamente, el tiro les ha salido por la culata y las mismas  han permitido poner en evidencia las carencias de diseño del NH, así como el desatino con el que se desenvuelven determinados sectores de  la administración.

Esperamos que con motivo de las jornadas de puertas  abiertas que en las próximas semanas tiene previsto organizar el SAS para que la gente de la Serranía  pueda acceder y  ver al recinto hospitalario,  la ciudadanía no se deje embaucar y deslumbrar por el magnífico edificio, la gran entrada y vestíbulo que tiene, o por sus habitaciones individuales, que aplaudimos, pero la ciudadanía debe saber que el Nuevo Hospital es algo más que un hotel (pinchar en en este enlace), que tiene graves deficiencias en su diseño funcional, distribución de servicios y pacientes en las plantas, entre otras, que no van a ser solventadas, como así lo dio a entender el consejero de Salud cuando respondió en el Pleno del Parlamento de Andalucía del pasado 28 de julio a una pregunta del diputado del PP Don Félix  Romero Moreno. Otra cuestión serían las carencias del NH en lo referente a sus prestaciones sanitarias, ni tan siquiera las anunciadas. Escasez de servicios que, considerando la singular situación geográfica y lejanía de nuestro hospital de sus hospitales de referencia, no puede en ningún momento ser pasada por alto y a las que no vamos a renunciar.

Finalmente,  comunicamos que en las próximas semanas insistiremos sobre las deficiencias y chapuzas de nuestro Nuevo Hospital y de otras muchas que, a tenor de lo visto,  surgirán y de las que daremos debida cuenta en estas páginas.

Bueno, ya sabemos cuantas plazas de aparcamiento tendrá el Nuevo Hospital de la Serranía: aproximadamente 620Quién tenga ganas de contar el número exacto de plazas puede hacerlo pinchando en este enlace en el que aparece una excelente vista aérea  del NH.

Contacto: nuevohospitalserraniaya@gmail.com