Para la Plataforma la ausencia de un paso peatonal subterráneo será un gran escollo para una apertura racional y segura del Nuevo Hospital de la Serranía.

Nos provoca gran desazón que el consejero de Salud, máximo responsable de la salud en Andalucía, en una reciente visita a nuestra ciudad afirmara  que “existen alternativas, como situar badenes y semáforos para que no haya ningún problema, pero el paso peatonal no es óbice para poder abrir el hospital”.

En los medios de comunicación locales y provinciales ha aparecido en los últimas semanas la noticia del inicio de las obras del acceso por carretera al Nuevo Hospital (NH)  de la Serranía, cuya terminación debe ser para finales de septiembre. Su licitación ya fue motivo de una entrada en este sitio. Como viene siendo habitual en aquellas noticias cuya fuente es el Servicio Andaluz de Salud, se hace referencia tanto a las excelencias del NH, como de las obras pendientes de inicio o culminación y que permitirán su necesaria conexión con el exterior; entre las cuales destacan, además del acceso por carretera, la acometida eléctrica, agua, saneamientos y telecomunicaciones. Como es lógico, de otras actuaciones especialmente en el área asistencial, y que denominamos promesas incumplidas y chapuzas,  nada se dice.  

Como ya ha ocurrido en otras ocasiones, el imprescindible acceso peatonal que salve la circunvalación queda olvidado o “camuflado” a los ojos de mucha gente, incluidos trabajadores del NH, que creen que las obras de acceso por carretera lo incluyen. Lamentablemente ello no es así.

La necesidad de un acceso peatonal seguro y accesible es incuestionable y la apertura del NH de la Serranía sin éste, ni tan siquiera parcial,  en nada es aconsejable y justificable después de tantos años de demora.

En diferentes ocasiones, desde la Plataforma se  ha apostado por un paso peatonal subterráneo frente al puente peatonal. El primero, tiene manifiestas ventajas sobre el segundo como serían,  por ejemplo, un recorrido más corto para los peatones, la barrera arquitectónica prácticamente desaparece y un impacto casi nulo sobre el paisaje. No olvidemos que en Ronda el paisaje, cada vez más deteriorado, es una de nuestras principales riquezas.

No entramos en planteamientos técnicos sobre las ventajas de un paso peatonal  subterráneo frente a un puente peatonal y nos atenemos a la experiencia existente en nuestra ciudad. Comparen los dos modelos:  el del paso peatonal subterráneo, pero limpio, existente bajo la vía del tren en las inmediaciones del actual hospital y que supuso un gran avance para la movilidad y seguridad de quienes a diario tenían que cruzar la vía, y en segundo lugar, el del paso peatonal aéreo existente en la calle Sevilla, próximo a las barriadas de La Dehesa y El Fuerte.

Paso subterráneo que salva el ferrocarril junta al viejo Hospital de la Serranía.

Paso peatonal próximo a las barriadas de La Dehesa y de El Fuerte.

Nos provoca gran desazón que el consejero de Salud, máximo responsable de la salud en Andalucía, en una reciente visita a nuestra ciudad afirmara  que “existen alternativas, como situar badenes y semáforos para que no haya ningún problema, pero el paso peatonal no es óbice para poder abrir el hospital”.

Se podrá aducir que un paso subterráneo es más costoso que el paso aéreo, pero ¿acaso más que una vida? No podemos pasar por alto que en las últimas décadas varias personas fueron arrolladas por el tren en el paso de andén existente junto al viejo hospital,  y que situaciones similares podrían darse al intentar cruzar una circunvalación que, ineludiblemente, va a tener un considerable aumento del tráfico rodado, no sólo por la apertura del NH, si no también por la construcción de las infraestructuras de servicios que abrirán en sus inmediaciones. ¿Recuerdan el atropello mortal ocurrido justo hace un año en el paso peatonal existente junto a la entrada del recinto hospitalario del actual hospital?  

Con motivo de la reunión mantenida  el pasado mes de abril por esta Plataforma con los responsables municipales de Ronda, sabemos que la construcción de este paso peatonal corresponde a los propietarios de los terrenos adyacentes a la parcela donde está situado el NH, y que la misma estaría condicionada a la recalificación de los terrenos para un uso comercial. Todo ello llevará  demasiado tiempo y apremia la necesidad de que el NH se abra en condiciones, así que: Ayuntamiento de Ronda y Junta de Andalucía, y nunca mejor dicho, pónganse manos a la obra y  construyan ese paso peatonal y subterráneo, y, si es necesario, que sea a cargo del erario público, ya habrá tiempo y formas para recuperar la inversión.

Por cierto, aún desconocemos cuántas plazas de aparcamiento tendrá el NH, pues no se hace referencia alguna en sus habituales publireportajes.

Finalmente, nos preguntamos, e invitamos a quienes lean estas lineas a que hagan sus aportaciones al respecto, ¿quiénes se beneficiaron con la feliz ocurrencia de situar al Nuevo Hospital más allá de los límites de la circunvalación? ¿Qué intereses hubieron para tomar esta decisión? Si esta opción no se hubiera llevado a cabo hoy no estaríamos hablando de este asunto.

Contacto: nuevohospitalserraniaya@gmail.com