Comunicado de Marea Blanca por la Sanidad Pública de Málaga y Basta Ya Málaga sobre la propuesta de concertar con centros privados para descongestionar la saturación de los hospitales públicos.

Comunicado de Marea Blanca por la Sanidad Pública de Málaga y Basta Ya Málaga sobre la propuesta de concertar con centros privados para descongestionar la saturación de los hospitales públicos.
¡Ya basta de tomarnos el pelo a la ciudadanía!
¡Queremos una Sanidad cien por cien pública y de calidad!
Años llevamos la ciudadanía y las profesionales sanitarias denunciando la situación límite de la sanidad pública malagueña. Años llevan los medios de prensa malagueños recogiendo la situación límite de las urgencias, la falta de camas en nuestra provincia, la saturación de los centros de salud. Les invitamos a consultar las hemerotecas o, directamente preguntar a los periodistas especializados en Sanidad. Año tras año leemos en prensa que las urgencias del Clínico o del Hospital Regional están colapsadas, que faltan camas para ingresos programados, que se producen taponamientos y los pacientes tienen que estar en pasillos esperando ingresos.
Este problema no es coyuntural: “todos los años por estas fechas se produce una mayor afluencia a las urgencias” Eso ya lo sabemos. Semanas antes o después todos los años llegará la gripe. Y luego viene el verano sin sustitutos. Este problema es estructural: Málaga es la provincia andaluza donde más profesionales sanitarios se han quitado (un 12.31% respecto a 2009). Por el contrario, es una de las provincias dónde más camas hospitalarias privadas existen. ¿Es esto casualidad? No. El deterioro planificado de la Sanidad Pública está engordando a los seguros privados desde hace años, siguiendo las instrucciones políticas neoliberales del Fondo Monetario Internacional de privatizar los servicios públicos. Tanto el gobierno central, como el autonómico, llevan tiempo aplicando estas políticas. Este es el camino anunciado para la liquidación del Sistema Público de Salud, dicho en forma sencilla, una salud de calidad para ricos y la “beneficencia “ para los que no puedan costearla. Esto es retroceder casi cien años atrás.
¿Qué la sanidad pública malagueña está al límite? Aumentemos los conciertos con las clínicas privadas, mientras construimos el nuevo hospital. ¿Esta es la brillante propuesta del grupo de expertos, que son a su vez profesionales públicos? Trasvasemos aún más dinero público, escaso,
a la sanidad privada. La conclusión es lógica, sabiendo de dónde viene. Ya advertimos, cuando se constituyó este grupo de trabajo, que estaba dirigido por un antiguo consejero practicante de las “puertas giratorias” y relacionado con empresas privadas del sector.
Desde Marea Blanca por la Sanidad Pública de Málaga y Basta Ya Málaga, apuntamos otras soluciones, sin necesidad de esperar años a que esté el nuevo hospital.
Nos parece sesgado que en el grupo que elaboró las recomendaciones sobre el futuro de la sanidad pública malagueña, se integren profesionales que puedan tener intereses en sanidad privada y es indecente que no se tenga en cuenta a otros sectores, tales como usuarios, sindicatos, partidos políticos, etc.
* Abran las plantas cerradas en todos los centros sanitarios públicos de la provincia.
* Terminen de completar el Hospital del Guadalhorce.
* Ajusten las plantillas a las necesidades reales de salud de la población, o al menos repongan el personal perdido en los últimos 10 años.
* Dimensionen adecuadamente las urgencias extrahospitalarias, con la plantilla del DCCU y remunerando a los EBAP la hora de guardia como en otras Comunidades Autónomas.
* Aumenten los recursos en Atención Primaria fortaleciendo su capacidad y dotando a los Centros de Salud de presupuesto y personal suficiente para adecuar su labor asistencial y preventiva.

Anuncios

Debate en la Comisión de Salud del Parlamento de Andalucía en el que se aprueba la creación de un Centro Sociosanitario en la Serranía de Ronda.

El pasado jueves 8 de febrero, la Comisión de Salud del Parlamento de Andalucía aprobó la creación de un Centro Sociosanitario en la Serranía de Ronda en los terrenos del nuestro Viejo Hospital, así como la creación de una Red Pública de Centros Sociosanitarios en Andalucía.

10-17/PNLC-000250. Proposición no de ley relativa a la propuesta de creación de un centro hospitalario público sociosanitario en los terrenos del antiguo hospital de la Serranía de Ronda, Málaga.

Aquí pueden ver el vídeo completo:

 

La Plataforma Nuevo Hospital Serranía defiende y expone en el Parlamento de Andalucía su propuesta de creación de una Red Pública de Centros Sociosanitarios en Andalucía.

Tal como anunciamos recientemente, integrantes de la Plataforma Nuevo Hospital Serranía mantuvieron una reunión, auspiciada por el presidente de la Comisión de Salud Don Miguel Ángel García Anguita, en la que los diferentes diputados presentes, se excusaron los representantes del PSOE,  pudieron escuchar de primera mano la propuesta de esta Plataforma en la que se solicita que en  los terrenos del Viejo Hospital de la Serranía se construya un Centro Sociosanitario, así como la creación de una Red Pública de Centros Sociosanitarios en Andalucía.

PNHComisóndesalud010218

Integrantes de la Plataforma y de la Comisión de Salud durante el encuentro del pasado jueves.

Durante el encuentro, los representantes andaluces pudieron conocer de primera mano nuestra propuesta. En todo momento pudimos percibir una predisposición manifiestamente  favorable a nuestra propuesta de los parlamentarios presentes.

En unos días se discutirá la Proposición No de Ley (PNL),  en la que se defenderá la misma. Deseamos y esperamos que sea aprobada por todos los grupos parlamentarios, incluido, como no, el del PSOE.

A continuación exponemos íntegramente el texto leído en la Comisión de Salud por nuestro portavoz Agustín Rubira, en el que  exponiendo casos prácticos y reales obtenidos de nuestro  día a día, el lector podrá percibir la necesidad de estos centros. Hay otras muchas más razones para que estos centros sociosanitarios sean una realidad, no solo en la Serranía, sino también en el resto de Andalucía. Seguro que usted encontrará otras muchas razones obtenidas de su propia experiencia.

«INTERVENCIÓN ANTE LA COMISIÓN DE SALUD DEL PARLAMENTO DE ANDALUCÍA:
CENTRO HOSPITALARIO PÚBLICO SOCIOSANITARIO EN LA SERRANÍA DE RONDA
Señor presidente de la Comisión de Salud; señoras y señores diputados:
En primer lugar, y en nombre de la “Plataforma Ciudadana por el Nuevo Hospital de la Serranía de Ronda y por una Sanidad Pública de Calidad” a la que hoy representamos los aquí venidos, quiero agradecerles, a ustedes personalmente y a los grupos políticos a los que pertenecen, que nos hayan permitido reunirnos con ustedes, para explicarles, “de primera mano”, por qué entendemos que es tan necesaria una Red Pública Andaluza de Centros Sociosanitarios para una atención continuada social y asistencial, que podría comenzarse creando, entre otros, un Centro Hospitalario Público Sociosanitario en la Comarca de la Serranía de Ronda, habida cuenta la avanzada edad media de la población y las graves carencias socioeconómicas de la zona. Para ello proponemos los terrenos que ocupó el antiguo Hospital Comarcal de la Serranía. Todo ello se recoge en una Proposición no de Ley, que van a debatir ustedes en los próximos días.
No se trata de una reivindicación nueva de la ciudadanía de nuestra Comarca, ya que desde que en el año 1998, hace ya veinte años, comenzamos a manifestar en este Parlamento la necesidad de construir un nuevo edificio para el Hospital Comarcal de Agudos de la Serranía de Ronda, siempre propusimos, en paralelo, que cuando éste fuese una realidad, los terrenos del viejo hospital se destinasen a la construcción de un Hospital para Pacientes Crónicos y Geriátricos, como entonces se llamaban a los Centros Hospitalarios Públicos Sociosanitarios. Y si esta necesidad ya era evidente entonces, ahora es perentoria dado el mayor envejecimiento de nuestra población.
Sin embargo, no siempre nuestros representantes políticos, nuestras autoridades autonómicas y, a veces, ni siquiera los propios profesionales sanitarios, tienen claro qué es y para qué sirve un Centro de estas características. Por eso, permítanme que les exponga resumidamente, a modo ilustrativo, algunos casos clínicos reales, casi todos recientes, que nos hacen llegar los usuarios, y que son una mínima muestra de la realidad:
1.- Hace tan sólo unos días, una señora de 87 años, que vive sola,  fue sometida por Oftalmología a lo que se llama una intervención menor. Dicha intervención, por protocolo, no lleva aparejada hospitalización, salvo que haya complicaciones. Así pues, tras las preceptivas horas de observación postoperatoria, se le cubrieron los ojos con unos apósitos y se le dio el alta a su domicilio, recomendándole reposo las siguientes 24
o 48 horas. La señora argumentó que en esas condiciones no podía valerse por sí misma y pidió que la ingresaran unos días hasta que pudiese ver sin dificultad. <<Imposible, señora>>, le dijeron los responsables sanitarios. <<Estamos desbordados por la alta frecuentación de estos días>>.  Los Servicios Sociales también estaban saturados. La señora está en su casa, en cama, atendida por sus vecinos.
2.- Niño 7 años de un pueblo cercano a Ronda. Familia humilde. Se le diagnosticó en nuestro Hospital una enfermedad crónica de las catalogadas como “raras”. El niño precisa un tratamiento enzimático, posiblemente para toda su vida, que se le administra cada semana, por vía venosa a lo largo de 4 ó 5 horas. Para ello tiene que desplazarse, insisto, todas las semanas, al Hospital de Referencia en Málaga. ¿Por qué no atenderlo más cerca de su domicilio, y en condiciones más confortables?
3.- Hace años, una señora mayor tuvo un ictus cerebral al que sobrevivió, pero con gravísimas secuelas. A los pocos días del accidente, cuando ya su vida no parecía correr peligro, pero aún estaba inconsciente, se les dijo a los familiares que el hospital estaba muy necesitado de camas, que ya no se podía hacer más por ella y que debían llevársela. Los familiares pidieron, angustiados, que siguiese hospitalizada al menos hasta que se le pudiese retirar la alimentación por sonda y la medicación intravenosa.
Finalmente, ante la evidencia de que no había en las inmediaciones ningún hospital para atender a pacientes crónicos o convalecientes, ni tampoco la posibilidad de una asistencia domiciliaria continuada, la petición de los familiares fue atendida pero haciéndoles ver que un hospital de agudos tiene que dedicar sus recursos a otras prioridades.
4.- Una anciana de casi 90 años ingresaba con frecuencia por neumonías o infecciones de orina recurrentes. Procesos, que en una persona más joven podrían haberse tratado en su domicilio, pero que en su caso, por su avanzada edad, precisaban hospitalización, ocupando camas de agudos, reiteradamente, a pesar de no tratarse de procesos especialmente complejos.
5.- Algo parecido ocurre, actualmente con varias personas de la Comarca tetra o parapléjicas, que sufren repetidos procesos patológicos respiratorios derivados de su escasa movilidad.
6.- Con frecuencia los pacientes con trastornos mentales de la Comarca, que acuden a las Urgencias del Hospital de la Serranía de Ronda con una crisis aguda, han de ser sedados y trasladados al Hospital de referencia en Málaga, por no disponer en nuestro Hospital de una Unidad de Hospitalización de Salud Mental (como sí disponen, por cierto, otros hospitales comarcales como los de Úbeda u Osuna). Lo habitual es que tras una horas de observación en el Hospital de Málaga, si ha cedido la crisis, nos los devuelvan, sin más. Y así hasta la siguiente vez, repitiéndose el ciclo de forma indefinida, para desesperación de sus familias.
7.- No hace mucho, el Servicio de Medicina Interna de Ronda, durante semanas, no pudo dar de alta a un anciano con patología múltiple y algo desorientado porque no se conseguía localizar a ningún familiar. A ello hay que añadir que su nivel socioeconómico era muy precario.
8.- Los procesos terminales de personas con enfermedades incurables, no siempre pueden ser atendidos adecuadamente en sus domicilios para procurarles una muerte digna, pero tampoco es un hospital de agudos el lugar más apropiado para este tipo de terapias.
Creemos, que estos casos ilustran sobre cuál es el cometido de la red de Centros que aquí proponemos, los cuales, a lo largo de la historia reciente, han recibido múltiples denominaciones: hospitales de crónicos, centros geriátricos asistidos, hospitales de convalecientes, etc. Nosotros nos quedamos con la denominación más actual que es de la centros o complejos públicos de atención sociosanitaria (sociosanitarios), porque están destinados a dar respuesta a aquellas personas que por padecer dolencias crónicas, o derivadas de su avanzada edad o de alguna discapacidad, o por precisar de convalecencias prolongadas, o por padecer procesos terminales o trastornos mentales, o simplemente por hallarse en situación de dependencia y precariedad socioeconómica o familiar, necesitan una serie de cuidados y atenciones sociales y sanitarias, más o menos prolongadas en el tiempo, que no siempre son susceptibles de ser prestadas en sus domicilios, bien por razones médicas, familiares o de organización asistencial. Por otro lado, en la mayoría de estos casos, tampoco los hospitales de agudos, que son casi todos los del Servicio Sanitario Público de Andalucía (SSPA), son los más indicados para prestar este tipo de asistencia, por varias razones:
a) Porque, en general, no cuentan con un personal especializado en este tipo de pacientes.
b) Porque el número de camas de que disponen es limitado y los pacientes referidos suelen precisar de repetidas y largas estancias, lo que genera muchas situaciones difíciles como las descritas en los casos clínicos relatados.
c) Porque la atención diaria en un hospital público de agudos es muchísimo más costosa que en un centro sociosanitario (se estima que cuatro veces más cara).
d) Porque este tipo de pacientes, apenas necesita de pruebas diagnósticas, por lo que los hospitales públicos sociosanitarios pueden utilizar los Servicios Centrales y Logísticos (Rx, Laboratorio, Farmacia, Cocina, etc.) de un hospital de agudos próximo.
e) Porque un Centro Público Sociosanitario precisa de muchos menos profesionales por paciente, que un hospital clásico, pero sí que sean más expertos en este tipo de pacientes.
Entonces, ¿cómo se están cubriendo estas necesidades sociales y asistenciales en Andalucía en general y en la Comarca de la Serranía de Ronda en particular? Pues bien, esta asistencia sociosanitaria la están procurando prestar, a día de hoy, con mucha abnegación, los profesionales de Atención Primaria, los trabajadores sociales, las exiguas y no siempre bien valoradas Unidades de Cuidados Paliativos y, sobre todo, los hospitales públicos regionales, provinciales y, especialmente, los comarcales, prolongando en muchos casos las estancias hospitalarias, más por razones sociales que propiamente sanitarias. Y, aún así, hay muchas personas en una situación de abandono y precariedad inadmisibles.
Ante esta situación, las propuestas de la Plataforma Ciudadana, que aquí representamos, son las siguientes:
1ª.- Crear, siguiendo el ejemplo de las sociedades más avanzadas, una Red Pública Andaluza de Centros Sociosanitarios, que ofrezcan una atención continuada a las personas con necesidades sociales y asistenciales, con mayor eficacia y con un costo mucho menor que el sistema actual, integrando la Atención Primaria, la Atención Hospitalaria especializada en este tipo de pacientes, la Atención Domiciliaria, las Unidades de Cuidados Paliativos, las Unidades de Trabajo Social, la Atención a los pacientes de Salud Mental y la Atención Domiciliaria.
Al respecto de estos Centros Públicos Sociosanitarios que proponemos, hemos de explicar que pueden ser de tres tipos, desde el punto de vista de su estructura funcional:
a) Centros Hospitalarios Públicos Sociosanitarios.
b) Centros de Día Públicos Sociosanitarios.
c) Centros mixtos o Complejos Públicos Sociosanitarios, que engloben Centro de Día y camas de hospitalización para este tipo de pacientes.
En los tres modelos, lo recomendable es que estén ubicados en áreas geográficas de especial necesidad y siempre próximos a un hospital público de agudos, para aprovechar sus medios medios tecnológicos y de otra naturaleza, sin tener que duplicarlos.
2ª.- Nuestra siguiente propuesta, tal y como también recoge la Proposición no de Ley, registrada el 25-7-2017, y que van a debatir ustedes próximamente, es que se destinen los terrenos que ocupaba el viejo Hospital de la Serranía de Ronda a la construcción de un Complejo Público Sociosanitario, dotado de Área de Hospitalización y de Centro de Día, que sea de referencia para la Comarca y para las poblaciones próximas de las Comarcas adyacentes, y que sea uno de los Centros piloto o puntos de partida de esa Red Pública Andaluza de Centros Sociosanitarios.
Quizá, respecto de esta propuesta, alguien pudiera hacerse las siguientes preguntas:
a) — ¿Por qué instalar ese Complejo Público Sociosanitario (Hospital y Centro de Día) en la Comarca de la Serranía de Ronda?
— Porque se trata de una de las Comarcas más deprimidas de Andalucia, desde el punto de vista económico. Su renta per capita es un 13% inferior a la media andaluza y su tasa de desempleo ronda el 30%. Porque su población, de 112.000 habitantes, aproximadamente, es eminentemente rural y vive repartida en pequeñas poblaciones (a excepción de la ciudad de Ronda), muy dispersas y mal comunicadas, debido a la accidentada orografia del territorio y a las deficientes comunicaciones por carretera entre sí y con el exterior de la Comarca. De hecho, la media de tiempo que se precisa para trasladar un paciente a Málaga capital, desde cualquiera de sus localidades, es de hora y media. A ello hay que añadir que se trata de una población muy envejecida, en la que las personas mayores de 50 años, superan el 50% y casi un 30% de las mayores de 65 años viven solas, todo lo cual lo que agrava las necesidades sociales de la zona.
b) — ¿Por qué hacerlo en la ciudad de Ronda?
— Porque es muy importante, como ya hemos dicho antes, que el futuro Centro Hospitalario Público Sociosanitario esté muy próximo al Nuevo Hospital Comarcal de la Serranía, para poder utilizar sus Servicios Centrales, sus instalaciones y su tecnología cuando se precisen, lo que reducirá notablemente los costos del Sociosanitario. Así mismo, las molestias para los pacientes que haya que derivar desde el Hospital de agudos al Sociosanitario, o viceversa, serán mínimas.
c) — ¿Por qué instalar el Centro Hospitalario Público Sociosanitario, que pedimos, en los terrenos que ocupó el Antiguo Hospital de la Serranía de Ronda?
— Porque se trata de un solar de titularidad pública, propiedad de la Junta de Andalucía. — Porque su ubicación es ideal para el fin que se propone, dada su proximidad (menos de cuatro kilómetros) y su buena conexión (una carretera de circunvalación) con el Hospital Comarcal.
A propósito de este apartado, debo decirles, que corren rumores por la Comarca que apuntan a que empresas hoteleras pudieran estar interesadas por estos terrenos. No sabemos si esos rumores son fundados o no, pero, por si acaso, queremos someter a la consideración de las diputadas y diputados aquí presentes, las siguientes reflexiones, apelando a su compromiso social:
— Hoteles, en la Comarca de la Serranía de Ronda, hay muchos; centros públicos sociosanitarios, ninguno.
— Un hotel proporcionaría puestos de trabajo, es cierto, pero un centro hospitalario público sociosanitario, como el que proponemos, casi con seguridad aportará muchos más empleos y, además, justicia social, amparando a los más vulnerables.
— El hotel es para disfrute de los que pueden permitírselo. El centro sociosanitario es, en muchos casos, para atender a los que casi nada pueden. 3ª.- Nuestra última propuesta, también recogida en la citada Proposición no de Ley, es que se consigne una partida, en el Proyecto de Ley de Presupuestos de 2018 de Andalucía, para que esta iniciativa ciudadana sea una realidad lo antes posible.
Es cierto que el día 29-11-2017 fueron debatidas y rechazadas, en este Parlamento, varias enmiendas a dicho Proyecto de Ley de Presupuestos, que tenían esa finalidad, lo que, en general no ha sido fácil de entender por la ciudadanía de una Comarca tan necesitada. Pero también es cierto que aún estamos a tiempo de rectificar, mediante una Modificación Presupuestaria o de Crédito. Téngase en cuenta, que además de los incuestionables beneficios de una atención que integre la asistencia social y sanitaria, estos centros o complejos sociosanitarios son claramente rentables a medio y largo plazo al compensar la inversión realizada, con el ahorro que supone evitar largas estancias de determinados pacientes en hospitales de agudos donde el costo diario por persona ingresada es, como ya dijimos, mucho mayor, además de colaborar en la descongestión de los mismos.
Así pues, señoras y señores diputados, sólo nos resta darles de nuevo las gracias por su atención y su paciencia, y apelar a su sensibilidad para con los ciudadanos que más nos necesitan, a ustedes y a nosotros, cuando debatan nuestras propuestas.
En Sevilla, en el Parlamento de Andalucía, a 1 de febrero de 2018. »

tapiandoVHosp2

Imagen reciente del tapiado  de la entrada principal del Viejo Hospital de la Serranía.

La Plataforma Nuevo Hospital Serranía será recibida por el presidente y parlamentarios de la Comisión de Salud del Parlamento de Andalucía.

Mañana jueves, 1 de febrero de 2017, integrantes de la Plataforma Nuevo Hospital Serranía serán recibidos por el presidente de la Comisión de Salud del Parlamento de Andalucía y parlamentarios pertenecientes a esta Comisión de Salud.

 

En el encuentro les informaremos sobre nuestra propuesta que, además, incluye la creación de una Red Pública de Centros o Complejos Sociosanitarios en Andalucía.
En los próximos días se debatirá en el Parlamento de Andalucía una Proposición No de Ley (PNL) en este sentido.
Desde aquí pedimos a los diferentes grupos parlamentario apoyen esta iniciativa que es justa y necesaria. Estamos convencidos de que ello será así.

Presentada PROPOSICIÓN NO DE LEY en el Parlamento de Andalucía para que en el Viejo Hospital de la Serranía se construya un Centro Socio-Sanitario.

El Viejo Hospital un lugar ideal para construir el Centro Socio-Sanitario que la Serranía necesita.

 

Comunicado sobre las listas de espera de la Asociación Basta Ya Málaga

Reproducimos íntegramente  el comunicado de la Asociación Basta Ya Málaga realizado con motivo de la concentración que tuvo lugar el pasado 25 de enero en la Plaza de la Constitución de  Málaga convocada a nivel estatal por CAS Madrid y Marea Blanca en Málaga:

«Los médicos de Atención Primaria de Málaga somos testigos diarios del incumplimiento reiterado de los plazos establecidos (30 días) para la realización de las pruebas diagnósticas. Los tiempos publicados por la Consejería de Salud no se corresponden con la realidad.

Peor situación tienen las circunstancias que no están contempladas en los decretos que establecen plazos máximos, como las primeras visitas para algunas especialidades, algunas pruebas diagnósticas y algunas intervenciones quirúrgicas. Por ejemplo: una polisomnografía, un electromiograma o una cita para la primera visita en cirugía cardiovascular tardan en torno a un año, incluso dos.

La situación de las citas de revisión en consultas de especialidades hospitalarias es terrible. Por lo general los pacientes son citados muchos meses después de lo indicado por el médico y de lo deseable para llegar a un diagnóstico que permita iniciar el tratamiento de sus dolencias.

Una Atención Primaria bien financiada, bien dimensionada en plantillas y tiempo, y con acceso a pruebas diagnósticas, evitaría pruebas innecesarias porque el abordaje del paciente sería más profundo y acertado, y permitiría discriminar mejor qué pacientes deben acceder a los hospitales facilitando que quien así lo necesite sea atendido antes y mejor.

Las listas de espera son como un cáncer para los enfermos. Un cáncer produce dolor, sufrimiento y, en ocasiones, la muerte. Este cáncer se puede prevenir con un sistema público con servicios diagnósticos accesibles y con recursos suficientes, y es imprescindible una organización del sistema sanitario centrada en una Atención Primaria fuerte y bien dotada; sólo así podrá abordarse el dimensionamiento y la organización adecuados de los hospitales y las demoras en la atención. Mientras los Hospitales y las Urgencias estarán siempre saturados.

Y todo ello sin olvidar que una atención eficaz y adecuada no necesariamente tiene que ser sacrificando la calidad como ocurre en los centros de salud, donde se confunde dar un servicio accesible con la inmediatez (léase Demora Cero); actualmente la vara de medir los tiempos es muy diferente para la Atención Primaria y para la Atención Hospitalaria, y tan malo es lo uno como lo otro.

Necesitamos un sistema público accesible, eficaz, ajustado a las necesidades de las personas y sostenible; y ello sólo es posible con una Atención Primaria con tiempo y recursos. »  Accede al comunicado pinchando aquí.

cola2listasdeespera

El Nuevo Hospital de la Serranía al borde del colapso.

Definitivamente, si no les paramos los pies, nos encaminamos a una sanidad de varias velocidades, la de los ricos, la de los menos ricos, la de los menos pobres y la de los pobres.

De nuevo, como todos los años, se repite el mismo mantra una nota informativa, tipo publireportaje, acerca de las brillantes y acertadas medidas que desde la Consejería de Salud se toman ante los periodos de alta frecuentación en los centros sanitarios. La última de noviembre de 2017: «El Servicio Andaluz de Salud (SAS) activará a partir del 1 de diciembre, como viene haciendo todos los años, el Plan de Alta Frecuentación en sus centros sanitarios para abordar de manera coordinada los incrementos habituales de la demanda asistencial urgente durante los meses de invierno. Esta medida que establece las diferentes acciones en los centros para garantizar la respuesta más eficaz y de calidad a la población…».

Pues bien, ya estamos en las mismas de siempre, desde hace unas semanas el Nuevo Hospital habitualmente corto de plantilla, tal como ocurría en el Viejo Hospital, y a poco que ha aumentado la presión asistencial, se encuentra al borde del colapso. En realidad está siempre prácticamente colapsado, basta ver la listas de esperas.

La secuencia casi siempre es la misma, primero el Servicio de Urgencias, que soporta a diario las deficiencias de la abandonada Atención Primaria y las largas listas de espera, usualmente carente de personal, especialmente médico; luego le toca a Medicina Interna, le sigue Radiodiagnóstico con la consiguiente demora en pruebas diagnósticas, que a su vez retrasan las altas y, como consecuencia de todo ello, los servicios quirúrgicos se quedan sin camas al ocuparlas los pacientes de Medicina Interna. En realidad, hay servicios quirúrgicos como es el caso de  urología, que perpetuamente están bajo mínimos. Llevamos más de un año sin uno de los tres urólogos con los que debería contar el Área Sanitaria. Qué les vamos a contar a los pacientes que sufren, y esperan.

Así pues, una vez más, las urgencias atascadas (afortunadamente son amplias), tirando de médicos residentes (MIR) para cubrir la carencia de urgenciólogos, ya denunciada en esta página. Y tras esta trinchera, el internista en su soledad atendiendo numerosas llamadas y muchos pacientes repartidos por las diferentes plantas, incluida el área de urgencias; enfrentándose a sistemas informáticos en casi nada diseñados para facilitar el trabajo de los profesionales, y dar seguridad al paciente; y recorriendo grandes distancias, no es raro que ande unos 15 Km durante una guardia. Mala denominación la de guardias, pues los hechos las convierten en turnos de 24 horas. En fin, la perversión del lenguaje y más trabajo mal pagado que no cotiza a la Seguridad Social.

Y tras todo esto, el personal de enfermería, a pie de cama, qué duros han sido estos días de Navidad para ellas, sufriendo la presión asistencial, atendiendo numerosos enfermos, sometidas casi siempre a unos ratio pacientes/enfermería mezquinamente interpretados a la baja.

Tal es la situación en el Nuevo Hospital que la  Dirección de Área Sanitaria se han visto forzada a abrir la planta de hospitalización polivalente, aquella en la que estarían los pacientes de Medicina Interna durante estos periodos de alto encame para que «nunca hubiera un paciente de esta especialidad en plantas quirúrgicas».

Finalmente, los pacientes, ya saben el «ciudadano centro del sistema sanitario», instalados en cómodas habitaciones y esperando horas a que, por ejemplo, puedan ser sentados en los sillones.

Definitivamente, la calidad de la asistencia sanitaria sigue deteriorándose, y no solo en Andalucía, donde el gasto sanitario por habitante es el más bajo de España, sino en el resto del estado español.

Los cantos de sirena de aquellos que nos venden una economía en franca recuperación chocan con la triste realidad: paro, sueldos y pensiones de miseria, gente sin casa, juventud sin futuro… elementos que determinan la salud de la población y ocasionan enfermedad. De estas situaciones, que las viven a diario, bien saben en Atención Primaria y Salud Mental.

Parémonos a pensar, si las previsiones para este año 2018 son de un límite de gasto del 5.8% en sanidad, si la financiación por el Estado de los servicios públicos continúa descendiendo, por mucho que nos digan en sus publireportajes es de necios creer que estos van a mejorar.

Definitivamente, si no les paramos los pies, nos encaminamos a una sanidad de varias velocidades, la de los ricos, la de los menos ricos, la de los menos pobres y la de los pobres.

Privatizando, que es Gerundio, Nuestra Sanidad Pública.

El pasado 24 de diciembre se publicó en Diario Sur un excelente artículo de Vanessa Melgar en el que se comentaba la importante labor del personal de mantenimiento de Nuestro Nuevo Hospital de la Serranía. El reportaje en cuestión arroja un aspecto muy importante de lo que está ocurriendo en la Sanidad Pública andaluza y del resto del estado español: su privatización, ya sea de forma gradual, casi imperceptible, como sería el caso de Andalucía,  o a lo bestia, tal como ocurrió, por ejemplo, en algunos hospitales y centros de atención primaria de la Comunidad Valenciana o de Madrid.

Se dice que una fotografía vale más que mil palabras y la que aparece en el artículo lo demuestra y es muy reveladora del proceso de privatización de la Sanidad Pública. De los diez trabajadores que aparecen en la misma, cuatro -el 40%- pertenecen a empresas privadas, y ello sin contar a una parte del  personal de limpieza, cocina, lavandería, informática, ambulancias, información y seguridad, entre otros, que no aparecen en la misma.

Esta larga lista de privatizaciones sigue ampliándose. Ahora, la custodia de historias clínicas en formato de papel está a cargo de una empresa privada, a las que se unirán las anunciadas privatizaciones del resto del servicio de  mantenimiento.

Desde la Administración siempre se ha intentado desligar la atención sanitaria pura y dura de aquella otra actividad no relacionada con la atención directa al paciente, y así, al hacerla ver ante la opinión pública como algo accesorio y ajeno a la actividad sanitaria, favorecer su privatización (externalización le llaman). Nada más lejos de la realidad, pues el papel de estos servicios es fundamental para el correcto funcionamiento del sistema sanitaria.

Así pues, si la foto se repitiera dentro de unos cinco años, si no decimos basta ya de tanta privatización y expolio de lo público, mucho nos tememos  que la gran mayoría de los retratados pertenecerán a empresas privadas. Empresas que no son hermanitas de la caridad y que vienen a hacer negocio.

 

Las Urgencias del Nuevo Hospital sin los médicos necesarios para un correcto funcionamiento. Escrito de facultativos a la Consejera de Salud.

A continuación nos hacemos eco de la nota emitida por el  Sindicato Médico de Málaga (SMM) y publicada en su página, con motivo de darse a conocer un escrito dirigido  a la Consejera de Salud y firmado por médicos de urgencias de Nuestro Hospital de la Serranía.

«Los facultativos del nuevo Hospital de la Serranía Ronda agradecen que se haya cuadruplicado la superficie en el flamante edificio, pero lamentan que la plantilla no haya crecido. Informan de que se quedarán sin disfrutar días de descanso este 2017 por esta merma.  Cliquea en el enlace para seguir leyendo la nota.

Colgamos el texto íntegro de la carta de los médicos de urgencias.

Efectivamente, si las actuales urgencias del Nuevo Hospital han significado un gran avance en la atención a la ciudadanía, la ausencia de una plantilla acorde a las recomendaciones del Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias (PAUE), no sólo de médicos, sino también de personal de enfermería, celadores y personal administrativo representa un retroceso.

Las dilaciones solo conducirán a que exista una continua  fuga de facultativos, de todas las especialidades, que puede agravarse aún más a corto y medio plazo vista la previsión de facultativos disponibles.

No se puede ofertar contratos mes a mes, llenos de incertidumbre, cuando en otros hospitales incluso de grandes ciudades, las ofertas y condiciones de contrato son más atractivas que las que se proponen en Nuestro Hospital.

Urge que desde  la Administración, y desde el Parlamento, se lleven la iniciativas necesarias que permitan incentivar el trabajo no ya solo en Andalucía, sino especialmente en zonas aisladas como sería el caso de nuestra Serranía.